Guía Laboral

Despido por matrimonio

 

 La Ley de Contrato de Trabajo (LCT) teniendo en cuenta la vulnerabilidad de la mujer por las posibles consecuencias que derivan del mencionado acto, como la licencia por maternidad, lactancia, ausencias por enfermedad de sus hijos menores, entre otros aspectos, incluyó una serie de artículos para protegerlas.

Por ello, establece que si el despido acontece entre los tres meses anteriores y los seis posteriores a la celebración del matrimonio -y éste fue debidamente notificado al empleador-, se presume, salvo prueba en contrario, que la causa de la ruptura de la relación laboral fue el mencionado enlace, por lo que da lugar a un resarcimiento de 13 sueldos (un año más el correspondiente aguinaldo) que se añade a la indemnización por despido arbitrario.

En varias oportunidades, los jueces sostuvieron que aun cuando el artículo 180 de la LCT dispone la prohibición del despido por causa de matrimonio y se encuentra ubicado en las disposiciones "trabajo de mujeres", también se extiende al hombre, ya que la finalidad del instituto es preservar "los derechos esenciales de la persona que hacen a la constitución de la familia y a la esencia de la sociedad".

Asimismo, el plenario Drewes declaró procedente la indemnización especial para el supuesto de despidos disputados respecto de un trabajador varón dentro del plazo establecido. Ello hizo que muchos dependientes desvinculados durante el mencionado período de protección legal para la mujer también pidieran automáticamente el incremento resarcitorio.